Acariciar un perro: Las buenas costumbres para hacerle bien

by on

Todo es cuestión de entender a tu perro, hay que ser capaz de interpretar sus exigencias y sus malestares. No obstante, hay algunos puntos que han sido estudiados durante mucho tiempo por los veterinarios que debes seguir a toda costa. El tema de las caricias sigue siendo delicado, pero pocas personas parecen preocuparse realmente. Cuando te encuentras con un perro que no conoces, eres cuidadoso y tratas de halagarlo suavemente, pues no sabes si podría morderte. Cuando el perro ha estado con nosotros durante años, estas precauciones se desvanecen, y es fácil pensar que cada caricia es recibida con entusiasmo. Sin embargo, el perro preferirá tal y tal adulación a tal y tal lugar en su cuerpo. Estos ejercicios deben conocerse desde la llegada del animal y seguirlos durante todo el transcurso de su vida.

 

 

 

Entiende tus propias costumbres

Acariciar un perro es un acto de reposo y relajante, el cual es importante hacer, ya sea de un gesto de recompensa o simplemente un medio para crear una conexión con tu animal. Se debe tomar en cuenta sin embargo, las preferencias del perro, así como lo harías con una persona. Jamás acariciarías la cabeza de una persona sin su consentimiento, ¿por qué hacerlo con un animal entonces? Debes asegurarte que tus caricias sean aceptadas y apreciadas ¡estas forman parte de las herramientas de aprendizaje! Si recompensas a tu perro con un gesto que considera inapropiado perderás todo el valor pedagógico de tus lecciones.

Al igual que los humanos, los perros usan el contacto físico para demostrar sus emociones, ya sean de amor, odio, provocación o intimidación. Asegúrate de no dar un mensaje incorrecto. Hay caricias que no son agradables por lo que obligar al animal a sufrir un desagrado repetitivo creará tensión en tu relación con él. Puedes crear afectos negativos con tu perro, incluso con las mejores intenciones.

 

Lugares predilectos para acariciar un perro

Hay muchos estudios realizados acerca de este tema sobre si las preferencias de un perro pueden cambiar de acuerdo con la raza o la edad, puesto que hay partes de su cuerpo predilectas a la hora de acariciar. Las caricias lentas en su cabeza, en la espalda y en las patas tienden a crear señales de apaciguamiento en el animal, especialmente si el dueño es quien los da. Las caricias de los extraños serán un poco menos recibidas. Es importante evitar restringir los movimientos del animal tanto como sea posible. Esto puede variar de un perro a otro, pero en general, los abrazos no son bien recibidos.

Mantenerlo en el suelo, agarrar su cuello, levantar su pierna y cubrir su hocico son gestos que deben evitarse en la medida de lo posible. Si el perro se aquieta, mira hacia otro lado, si se lame los labios o trata de irse, podría ser una señal de que las caricias le estresan y no son bienvenidas. Si su perro tiembla o se estira con sesiones físicas, significa que tus acciones le han incomodado y trata de relajarse después de un momento estresante. En cualquier caso, acariciarlo en el pecho siempre estará asociado a un acto calmante y relajante para el animal. También se recomienda rascarlo detrás de las orejas, independientemente del perro.

 

 

 

 

Acariciar un perro– Algunos consejos

Siempre es mejor dejar que el perro se acerque a ti que ir a buscarlo para acariciarlo. Los perros necesitan espacio y tiempo para sí mismos. Puede llevarles un poco de tiempo prepararse para el contacto físico. Si empiezas a acariciarlo, detente y observa al perro, ¡si te pide más, es porque estás haciendo un buen trabajo!

Si a su perro no le gusta que lo toquen en general, puedes intentar calmarlo. El ejercicio es simple y requiere sólo unos pocos bocadillos. Si no le gusta ser sostenido por el collar, recuerda darle un regalo cada vez que lo haga, él creará una relación de causa y efecto.

Ten en cuenta que tu mascota puede estar enferma o lesionada. Si observas un cambio repentino de comportamiento, no dudes en consultar a un veterinario. Y si no es un problema médico, consulta a un entrenador profesional para recibir consejos. Explica a las personas que quieran acariciar a tu perro sobre los lugares que él prefiere, y que si el animal reacciona negativamente es mejor no acariciarlo. Una vez más, todo depende de la comodidad, la raza y la edad del perro.

 

 

You may also like

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.